Jóvenes en el vertedero de Encarnación, Paraguay

Afectados por la construcción de la represa hidroeléctrica de Itaipú en el río Paraná a finales de los noventa, una comunidad de trescientas personas de la ciudad Encarnación (Paraguay) desembocó en el vertedero municipal. Trabajaban, vivían y se alimentaban de los residuos urbanos. Su situación se invisibilizó y estigmatizó, quedando sus vidas debajo del umbral de la pobreza y la dignidad humana. En 2004 gracias al esfuerzo de instituciones privadas y públicas sevillanas y paraguayas se inició el “Programa para la mejora de la calidad de vida de trabajadores/as del vertedero de Encarnación” y hasta hoy no ha cesado el esfuerzo colectivo por la obtención de una vivienda digna, el acceso a la educación y a la sanidad y el reconocimiento de sus derechos laborales. Sin embargo, en la actualidad la tarea pendiente es apoyar a aquellos jóvenes que tienen ante sí cambiar el rumbo de las vidas que el destino tenía escrito en el vertedero. Doce jóvenes entre 15 y 19 años (Paraguay) que aprendieron que existe otra vida después de la basura.

Trabajo realizado para la ONG Crecer con Futuro en 2012 y Candidato Premio Revela 2014.

1vert

Herramientas de trabajo de los recicladores para recolectar los residuos de los camiones que llegan al vertedero. La Municipalidad de Encarnación empezó a gestionar los residuos urbanos desde 2012. 

verte2Taller radiofónico dentro del proyecto “Educar para Transformar” ONG Crecer con Futuro Paraguay.